ENDODONCIA

ENDODONCIA

La endodoncia es la parte de la odontología que se encarga del tratamiento de los conductos por donde circula el nervio dental, con el propósito de mantener en boca la propia pieza del paciente.

Cuando una caries llega a ser tan extensa o profunda que afecta a la pulpa dental, ésta se ve inflama de manera irreversible pudiendo provocar dolor e infección. Es entonces cuando se necesita realizar un tratamiento de conductos (endodoncia), que consiste esencialmente en, bajo anestesia local, eliminar el tejido blando (nervio, arteria y vena) afectado por la caries. A través de un pequeño orifico de entrada, se accede a los conductos de las raíces y con el empleo del instrumental adecuado, se elimina este tejido. Posteriormente, se rellena y cierra herméticamente ese conducto, generalmente con un material termoplástico llamado gutapercha.

Esto nos permite posteriormente reconstruir y conservar las piezas dentales.

Una vez terminada la endodoncia y pasado el efecto de la anestesia, pueden persistir durante unos días algunas molestias consecuencia de la inflamación del tejido que rodea a las raíces y que son tratadas sin mayor problema con antibióticos y/o analgésicos. Pasado un periodo de tiempo de entre 3 y 6 días, estas molestias desaparecen

“ Es un tratamiento sencillo que se realiza generalmente en una sesión, aunque según el caso puede ser necesario dos o hasta tres sesiones.”

Algo importante para recordar: Una vez realizada la Endodoncia, el diente no está terminado, y su dentista le aconsejará cuál es el mejor tratamiento restaurador para esa pieza. Toda pieza endodonciada o con tratamiento de conducto a largo plazo debería llevar un refuerzo de metal y una funda, ya que se vuelve más débil y corre el riesgo de fracturarse.

. La ventaja de este tratamiento es que los dientes que antes tenían que ser extraídos ahora pueden permanecer por años en la boca.

servicios_endodoncia